viernes, 18 de noviembre de 2011

Extravagancia y sensibilidad

No suelen gustrme demasiado las pinturas recargadas en plan barroco pero estas me llamaron la atención...hay un no se qué de suave elegancia en los poses...


También tiene un apartado de figuras geométricas tipo mandalas, a mi me recuerdan mucho a los cristalitos de los calidoscopios que tanto me gustaban de pequeña y que aún me gustan pero como pintura no me llegan. Si quereis podeis verlos en su web

Teresa

¿Qué hubiese pasado si Leonora Carrington hubiese viajado al entonces Leningrado para participar en un threesome con un artista medieval, tal vez masón, y con un joven estudiante de arte pop
Probablemente de ese encuentro habría surgido Indrikov, cuya obra muestra alusiones a la corriente surrealista pero a la vez revela una influencia, tal vez inconsciente, de la iconografía heráldica, e inclusive remite afiladamente a la melancolía propia de los grandes grabadistas japoneses (la cual por cierto se mantiene como algo inalcanzable).
La extravagante fusión de estilos impresos en la obra de Indrikov  aparece como un desfile de realismo fantástico, por el cual transitan seres revestidos con elegantes posturas corporales e insinuantes patrones: arlequines geométricos, anuales occidentalizados, señoras ataviadas con etéreos vestidos de noche, y otras entidades que demuestran siempre un dejo de parca sensualidad:
Boris nació en Indrikov Leningrado en 1967 y vive y trabaja en Moscú . Desde 1991  1997 fue un diseñador de libros y ha trabajado como ilustrador para la revista de divulgación científica "La química y la vida"
 Es  miembro de la Unión creativo de los artistas de Rusia y la Federación Internacional de la UNESCO de los Artistas desde 1998
 Trabaja en una serie de espectáculos en Rusia y en el extranjero (Art-Manezh 2002, 2003, Drommar ( Suecia , Nykoping 2004) y otros).
  En la actualidad trabaja en la pintura, diseño gráfico y en formas  de plástico. Trabaja principalmente en el realismo fantástico. Sus cuadros se encuentran en la galería HORIZON ( Países Bajos ), Y colecciones privadas de Rusia , Suecia , Alemania , Francia , Suiza , Japón y la Estados Unidos
 Como si se tratara de un discurso artístico que podría catalogarse como pop medieval, la obra pictórica de Boris Indrikov mantiene una peculiar elegancia que no es fácil encontrar en el arte contemporáneo.

10 comentarios:

  1. No conocía la pintura de Boris. Pero en lo que presentas, espléndida.
    Sorpresa mayúscula saber tus ascendentes de Santa Cruz...
    (El mundo es un pañuelo. Sin duda)
    Gracias por comentar

    ResponderEliminar
  2. Bueno esta vez no es que me disguste es que me gustan las cosas mas simples, ejjeej quizas un poco recargado aunque esta bien conocer otros estilos.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Como que se apetece hacer algo así de bien, es interesante, me gustaría ver uno físicamente.
    Saludos
    Buena vibra

    ResponderEliminar
  4. parecen de la rama onírica
    sueños lejanos
    saludos!
    Raúl

    ResponderEliminar
  5. Originales son, no hay duda.

    Tienen su punto bello y su punto estravagante.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Pili

    Pues si hija, un pañuelin. Ahora hace mucho que no voy, se vendió la casa cuando mi madre murió...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. orthos62

    A mi también, pero tiene algo..no se...

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Papel Frágil

    Fisicamente...difícil no?

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Raul Rentero


    Si, yo creo lo mismo, algo onirico...

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Trini

    Son extravagantes si pero tienen un puntillo de sensualidad

    Un abrazo

    ResponderEliminar