viernes, 16 de noviembre de 2012

Preservar lo efímero

La fotografía es una oportunidad de hablar con la gente, viajar y conocer gente diferente.La fotografía abre muchas puertas! "

"La fotografía me dio la felicidad"


No me gustan las cosas pomposas, más bien me decanto por la sobriedad ... para amar bien, uno debe moverse ... El amor de la gente es hermoso ... En  serio, hay una profundidad terrible, debemos ir más allá ... , identificar la la calma, el recogimiento...( lo traduje del francés, asi que no se si está del todo bien...)

Fotografío para preservar lo efímero, el conjunto aleatorio, mantener esa imagen desaparece:. gestos,  actitudes, objetos que son evidencia de nuestro paso de la cámara los recoge, los congelan al igual que desaparecer ".



Sabine Weiss:





 Sabine Weiss, como el fotógrafo Bernard Plossu, ha rechazado el estatuto de artista; en su opinión, su función consiste más bien en dar testimonio que en crear.
 
En este sentido, considera que una foto debe exponer una particularidad de la condición humana, incluso con la intención de denunciar las injusticias.
Los niños, los ancianos, las sonrisas de las estrellas, son habituales en su obra, todo ello relacionado por la característica común de la espontaneidad y la sencillez.  
Una de sus  biografas dice: "Su cámara es similar a la varita mágica de un hada que permitió Weiss a suspender el tiempo y congelar cualquier momento en particular que quiere capturar."
Trabajó en su época de juventud en moda, reportaje, publicidad. También, apasionada por la música, hizo retratos de las grandes figuras de la música (Ígor Stravinski, Benjamin Britten, Pablo Casals, Stan Getz, …), pero también de la literatura y el arte en general (Francis Scott Fitzgerald, Fernand Léger, Pougny, Alberto Giacometti, Robert Rauschenberg, Jan Voss, Jean Dubuffet, Joan Miró, March Chagal, Andre Breton, …); colaborando también en varias revistas y periódicos de América y Europa: Vogue, Match, Life, Time, Town and Country, Holiday, Newsweek, …).
Nacida en 1924 y amiga de los grandes fotógrafos de su época, como Robert Doisneau, con los que ha compartido la forma de mirar, Sabine Weiss lleva 45 años recorriendo el mundo para encontrarse con el otro, siempre a través de una mirada tierna y curiosa a la vez.  
Hija de un químico, creció familiarizada con la manipulación de los líquidos, y a los 12 años, durante un viaje a París, se compró su primera cámara de fotos con su paga. A los 22 años, después de haberse sacado el título de fotógrafa, decide abandonar Suiza y marcharse a vivir a París “por cuestiones de amor”. 
 En la ciudad de la luz, en el estudio del fotógrafo de moda Willy Maywald, descubre el placer y la importancia de fotografiar con luz natural, una obsesión que le acompañará toda su vida. “Sólo fotografío aquello que me conmueve”, ha dicho alguna vez, y es por eso que su obra está plagada de niños, “son siempre un desafío”, de viejos, de gente en las calles, de la vida cotidiana en el París de los 50, que es el mismo que fotografiaron sus grandes coetáneos, y algunos de ellos compañeros de agencia, como son  Cartier Bresson, Robert Doisneau, Brassaï o Willy Ronis.
En sus archivos, la gente anónima se mezcla con las estrellas famosas y pronto es solicitada por las grandes revistas francesas y americanas para hacer retratos de los políticos y relevantes artistas de la época. Ante su cámara posaron, entre otros, Joan Miró Fernand Leger, Marc Chagal, André Breton y Giaccometti. La moda fue otra de sus especialidades y durante décadas ha aceptado innumerables encargos de la prensa estadonidense del sector.

 Parece que ella ha fotografiado a gente de casi todas las edades, religiones y nacionalidades. La gente feliz, cansado, perdido, solo, ricos, pobres, en el amor, en el dolor, artistas, escritores, músicos, gente común ... Weiss dice que cada foto es diferente y merece una atención especial y un enfoque 
 "A veces lo más importante es la composición. de la imagen, a veces la cara, a veces el fondo. "Los gestos, las expresiones faciales, el lenguaje corporal y los pensamientos muchas veces incluso los ocultos - que parece que nada puede escapar de la mirada panóptica del fotógrafo omnisciente.
"Quiero que mis fotos  sean simples, fáciles de leer y comprender", dice el fotógrafo, cuyas imágenes verdaderamente elocuentes.


Su estilo es una sinergia de la espontaneidad, la sensibilidad y la informalidad, respaldada por la intuición del fotógrafo

Sabine se casó en 1950 con el pintor estadounidense Hugh Weiss, a quien había conocido en un viaje a Italia tiempo antes, y entabló amistad con personalidades del medio artístico como Jean Cocteau, Maurice Utrillo, Georges Rouault y Jacques Henri Lartigue. Con este último, compartía el amor por la humanidad y el gusto por las visiones íntimas de la vida. 
 Sabine Weisss ha expuesto en el MoMA de Nueva York, en  Art Institute de Chicago, Museo de l'Elysée, Lausanne y en  la Maison Europeen de la Photographie, en París, entre otros muchos. Entre sus numerosas publicaciones, cabe destacar “Intimes Convictiions”, Ed. Contrejour, 1989 y “Sabine Weiss”, ed. La Martiniere, 2003.
A pesar de su actividad laboral frenética, Sabine Weiss siempre ha sabido encontrar tiempo para sus proyectos más personales. "Intimas  Convicciones". El hombre y sus creencias es el resultado de años de trabajo y viajes en los que la autora, infatigable, ha buscado el significado de Dios, no tanto en su forma divina, como en su representación más cercana y sobre todo, en su faceta más humana. 
Weiss no se fija en altares, ni en iconos religiosos, sino que gira su cámara hacia el hombre que reza, el que comulga, el que medita, sea en una calle, en una catedral ante un cristo o en aeropuerto junto a las cabinas telefónicas. La cámara de Weiss capta la manera en que los hombres se comportan ante él y cómo manifiestan sus creencias, lo que en definitiva, es la manifestación de lo que somos.

 Como ocurre muchas veces con la fotografía humanista, el trabajo de Weiss sobre la fe, es un estudio casi antropológico, porque a Sabine Weiss le interesa, sobre todo, el momento en que se quita la máscara que se siente obligado a llevar.
 A pesar de sus éxitos y de la reciente publicación de un monográfico titulado 100 photos de Sabine Weiss pour la liberté de la presse por Reporteros Sin Fronteras en 2007, Sabine Weiss es una personalidad discreta y poco conocida por el gran público.
Recorrió además el mundo como fotógrafa de prensa, pero sobre todo ha explorado las calles de París, frecuentemente de noche, en busca de sujetos variados pero que expongan la apariencia humana en su universalidad: escenas de calle, soledades, niños, creencias, figuras humanas en la niebla, fugacidad de las emociones, etc. Los niños, los ancianos, las sonrisas de las estrellas, son habituales en su obra, todo ello relacionado por la característica común de la espontaneidad y la sencillez. 


24 comentarios:

  1. Cierto que las fotos hablan por su mismas, no hace falta que explique nada.
    Son geniales y en blanco y negro, como sabes, me encantan.
    un besote de sabado

    ResponderEliminar
  2. preciosas todas!!!
    me han evocado muchos pasajes de mi infancia

    besitos y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  3. bellísimas todas ,no hace falta presentación para este fotógrafo exccepcional.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Me gusta mucho la fotografia en blanco y negro.
    Bueno, cada una de ellas es una lección de vida.
    Besos y buen finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acertada frase, "cada una de ellas es una lección de vida" cierto

      Besos

      Eliminar
  5. "debemos ir más allá.." el amor no está en la superficie, eso creo y siento,no, en la superficie está el ego, y este busca ser amado, en cambio el amor sólo ama, bueno, no me salen las palabras ains jaja..las fotos son divinas por esa humanidad que manifiestan, por su sencillez, naturalidad, todas me encantan, el músico en la calle me estremece, las niñas jugando a la tarará bajo la ropa tendida y ante los ojos de su madre me trae recuerdos y una pincelada melancólica, el pastor abrazando a la ovejita me enternece, bueno que son hermosas todas, grande Sabina Weiss, y merci por la info :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo, el amor lo traspasa todo, es luz y eso se ve , nos trasmite energia

      Me alegroque te gusten

      Besos

      Eliminar
  6. Encantadoras todas ellas.Tus nubes también me gustaron mucho Teresa.

    Feliz y lluviosa tarde de domingo :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Antonio. Esta fotografa es una pasada

      Besos

      Eliminar
  7. Hola, que buen blog, me gusta mucho la fotografía sin embargo desconozco mucho de su mundo, del fotógrafo que hablas reconozco algunas imágenes, mas no sabía de su trasfondo y la importancia y relación con el mundo social y cotideaneidad...
    Gracias por tan buenos aportes.
    Un abrazoo

    ResponderEliminar
  8. Me encantan esos momentos Kodak que se han captado. Ciertamente la fotografia perpetua momentos que jamas han de repetirse.

    Un abraxo!

    ResponderEliminar
  9. Cada cual más genial

    Me encantaron todas.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. La vida y la ternura. Me laegraste, Pluvi.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bien que te alegre, es que la ternura nos hace sentir bien

      besos

      Eliminar
  11. No se como pero casi siempre se me escapa este otro blog tuyo Teresa, (voy a solucionarlo ahora mismo colocándolo en mi columna lateral, que no se porque no lo tengo ya) luego cuando entro me quedo durante un buen rato admirando las fotografías y no sabes lo que disfruto (algunas las guardo). Estas fotos, y otras del mismo estilo que colocaste, son toda una explosión de sentimientos, pura emoción para los sentidos, hermosas hasta la lágrima. Maravillosas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te gusten, a mi me enternecieron mucho y también se me nublo la vista...

      Un abrazo

      Eliminar