jueves, 15 de noviembre de 2012

Nubes

Me poseyó un deseo irrefrenable de volar, 

tan y tan intenso, que empecé a elevarme 

más  y más y más...
hasta que me vi saltando y blincando
de nube en nube 

como si fuera una pluma ligera y ágil.

El tiempo se había parado...
me tumbé sobre una de las nubes,



esponjosa, densa, blanquísima...

Fué oscureciendo, cerré los ojos. 
 Sólo escuchaba el latido de mi corazón
Seguía oscureciendo, todo parecía desaparecer...

18 comentarios:

  1. me sentí como Heidi en los Alpes
    abrazos y felicitaciones Teresa
    es un regalo las nubes y la poesía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno, te imagino corriendo por las montañas con Pedrito...

      Besos

      Eliminar
  2. Cuántas veces abré soñado con volar... supongo que es el sueño que más se me repite. Cuando voy en avión y veo las nubes me asaltan miles de preguntas, entonces me doy cuenta que no comprendo nada de la vida...

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que los chicos sueñan más con volar que las chicas, algunos que dicen entender de sueños lo relación con el sexo jajajajaaj

      Cuando voy en avión me entran unas ganas locas de dejarme caer sobre las nubes

      Besos

      Eliminar
  3. Bello vuelo, preciosas tomas! Un saludo.
    Ramón

    ResponderEliminar
  4. Estuve un rato volando contigo y me encantó.

    Muy bella poesia y fotografias.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta volar en compañia asi que estuependo

      Petons

      Eliminar
  5. Perseguir nubes con nuestra mirada es volar.
    Precioso reportaje, lo he disfrutado a pesar de lo efímero que resulta observar la impermanencia de todo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, pero hay dias que hay que volar un ratín...

      Besos guapa

      Eliminar
  6. que bien nos hace mirar pa´rriba...preciosos cielos..

    ResponderEliminar
  7. Las nubes satisfacen nuestro deseo de ver más lejos, mucho más.
    Besos

    ResponderEliminar