martes, 26 de junio de 2012

Realidades de una época

Raphael Soyer (1899-1987) y su hermano gemelo de Moisés (1899-1974) nació el 25 de diciembre de 1899, en la ciudad rusa Borisoglebsk. Su padre Abraham era un maestro erudito hebreo y que animó a todos sus hijos al dibujo y la pintura. 


Después de que la familia fue deportada de Rusia, se instalaron en el Bronx, Nueva York, en 1912. Rafael y Moisés asistieron brevemente a la escuela, pero a los 16 años comenzó a trabajar en varios empleos para ayudar a mantener a su familia. También comenzó a tomar clases gratuitas de arte en la Cooper Union y más tarde Rafael asistió a la Academia Nacional de Diseño y la Art Students League, donde estudió con Guy Pene du Bois 


Comenzó a mostrar sus pinturas en 1926 y en 1929 la galerista Daniel Charles le dio su primera exposición individual. Soyer se convirtió en uno de los principales pintores realistas y grabadores, representando a menudo la época de la Depresión ,  los paisajes de Manhattan, los compradores, y las mujeres en el trabajo.  


También pintó y dibujó numerosos autorretratos y retratos de otros artistas y figuras culturales, muchos de los cuales eran también sus amigos, entre ellos Allen Ginsberg, Chaim Gross, Edward Hopper, y Arshile Gorky. 


 A partir de la década de 1930 Soyer mostró su trabajo con frecuencia en el Museo Whitney de Arte Americano, Artistas Asociados de América, Colección Galería Nacional de Bellas Artes, y otras exposiciones nacionales e internacionales. Durante los años 1940 y 1950 él era un destacado defensor del realismo y habló en contra del estilo abstracto que dominaba la escena de Nueva York el arte. En 1953 co-fundó la revista Realidad.




 A lo largo de su carrera  Soyer  dio clases una temporada  en las escuelas de arte como la Art Students League y de la Escuela Nueva. También colaboró ​​con su amigo, el escritor Isaac Bashevis Singer, ilustrando varios de los libros de Singer.




Soyer y su esposa Rebeca, con quien se casó en 1931, vivió el resto de sus vidas en la ciudad de Nueva York, pero a menudo viajaba a Europa. Tuvieron una hija, María. El último libro de Soyer, Diario de un artista, se publicó en 1977 y en 1979 recibió la Medalla de Oro del Club Nacional de las Artes. Continuó pintando temas realistas hasta su muerte en 1987.
Soyer se unió a la Galería Forum de Nueva York en la década de 1960 y se convirtió en
buenos amigos con su distribuidor Bella Fishko. También durante la década de 1960, publicó tres libros, Peregrinaciones de un pintor (1962), Homenaje a Thomas Eakins (1966) y Auto-Revealment: a Memoir (1969), y tuvo su primera retrospectiva en el Museo Whitney en 1967.
 




Sus representaciones sensibles y penetrantes incluyen una amplia gama de los habitantes de la ciudad: vagabundos Bowery, bailarines, costureras, compradores, empleados y compañeros artistas. Históricamente, Soyer se asocia con los artistas realistas sociales de la década de 1930, cuyo arte defendido la causa de la justicia social

A medida que la depresión continuó, el artista se volcó cada vez más en los temas directamente relacionados con las dificultades económicas imperantes. 


 Soyer pinta  de los sectores más pobres de Nueva York. A diferencia de los pintores de la Escuela Ashean 25 años antes, Soyer y sus contemporáneos no veían la ciudad como un espectáculo pintoresco. En su lugar, ellos han habitado en las sombrías realidades de la pobreza y la industrialización. 


Raphael Soyer retrató a los desempleados como sujetos de su trabajo. Mientras hacía estas pinturas de género, que también pintó los retratos íntimos y los autorretratos que continuará durante los próximos cincuenta años.



Sus versiones se considerarán obras  sinceras de la mayoría de sus amigos y familiares, utilizando una combinación de movimientos rápidos y sucesivos y usos orgánicos de luz y color. Su estilo surge para incluir apertura de los ojos-los estudios de la trabajadora media, la lucha de América, el encapsulamiento, el dolor y  de la derrota.



Él se apartó de hacer comentarios politicos de forma abierta a través de sus obras, más bien, él se centró en las emociones que rodean la difícil situación socio-económica que muchos inmigrantes americanos sintieron durante la Gran Depresión y justo antes de la Segunda Guerra Mundial.



Él se mantuvo firme en su creencia en arte figurativo y se opuso firmemente a la fuerza dominante de el arte abstracto durante la década de 1940 y principios de 1950. Defendiendo su posición, afirmó: "Elijo a ser realista y humanista en el arte."



















Raphael Soyer

20 comentarios:

  1. Que pases un feliz verano.

    Aunque me desconecto de la blogosfera, puede que de vez en cuando me venga por aquí a hurtadillas a gozar con la mirada.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  2. Esta pintura me trae paz en su expresión.
    Tienes gusto escogiendo autores.
    Te mando mis saludos.
    Anna J.R.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida a este espacio Anna, me alegro que disfrutes

      Saludines

      Eliminar
  3. Me voy a tener que poner a tomar apuntes de tanto magnífico artista que nos presentas, es que tengo tan mala memoria que me da rabia no recordar sus nombres, son tan buenos. Bsss y gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaj, no los apuntes, ter pasas por aqui y lo recuerdas...

      Besos

      Eliminar
  4. Bueno es diferente de lo que realmente me gusta pero no está mal, lo que me gusta es la expresion que da a las caras.
    Otro pa la saca jeje
    un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, las caras nos dicen mucho, esas miradas...

      besos

      Eliminar
  5. Me ha gustado mucho. Yo, que ya estoy un poco cansado de la abstracción, no sabes cómo agradezco esta poética humana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya somos dos los cansados...a mi este tipo de pintura me atrae mucho, esas expresiones son fascinantes

      Petons

      Eliminar
  6. El color de la desesperanza.

    Me gusta, sí.

    Besos y arte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has sabido elegir la emoción, asi me parece a mi que nos dicen los ojos de los protagonistas

      Besos

      Eliminar
  7. Qué maravilla de Pintor! ya lo conocía de antes, siempre me ha gustado mucho el arte figurativo, y este artista lo reflejo de una forma extraordinaría en toda su obra, que es muy interesante.
    Un abrazo y me alegro mucho de haber pasado por aquí, da gusto...
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un pintor con mucha fuerza, a mi me gusta este tipo de pintura que toca emociones del ser humano

      besos

      Eliminar
  8. Hola teresa.
    Gracias a ti, ya conozco a otro pintor.
    Me encantan las pinturas de la chica meditativa con el delantal, y las dos costureras. Sobre todo la que está cosiendo a máquina.
    Pero la verdad es que me gustan todos los cuadros que has expuesto en este Post.
    Te mando un petó, Montserrat

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La costurera es un cuadro precioso aunque yo como tu, me quedo con la chica del delantal y la señora sola en el bar.

      Una abraçada

      Eliminar
  9. Sempre que entro en aques espai penso: mira que la Teresa no podie haver escollit un titol millor. Perque es un gaudir contínuo, pasejar, per la galeria d'art, que es el tue blog. A més ens espliques tota la vida dels autors, la qualcosa ens ayude moltíssim a entendre, les seves obres.
    Gracices per tot aixó que ens regales cada dia. Una abraçada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracies a tu Montserrat per les teves paraules i estic contenta de que t'agradi

      Una abraçada

      Eliminar
  10. Qué dama tan especial es ud, no solo transmite imágenes; la belleza que nos muestra tiene corazón. Siempre ud pone piel, pone cuerpo, no son los ojos, es el alma; su alma a través de los artistas. Gracias, como siempre, infinitamente Gracias.
    Laura ORORBIA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa, cuanto tiempo!!! me alegra leerte por aqui.

      Gracias por tus palabras

      Besos

      Eliminar