jueves, 17 de enero de 2013

...Entre lo efímero y la eternal

A veces las cosas no son lo que parecen, otras veces la realidad supera la ficción. Tan sólo hay que tener los ojos bien abiertos y esperar el momento perfecto.
 El trabajo de un fotógrafo requiere paciencia y, sobre todo, mucha intuición. Saber cuál es el momento de disparar, que un segundo después todo puede haber cambiado.
Pentti Sammallahti destaca  por cuidar al máximo cada detalle con sutil delicadeza.
El minucioso trabajo del artista nos enseña a valorar lo sencillo desde la fascinación. Nos ayuda a entender que estamos rodeados de cosas maravillosas y, sin embargo, continuamente las pasamos por alto.

Seguramente me repito en algunos párrafos, pero son diferentes formas de decir lo mismo con otras palabras y me pareció interesante ponerlo

Foto: Anauti, Nepal 1944. Pentti Sammallahti nació en 1950 en Helsinki, Finlandia. Comenzó a fotografiar a los 11 años y en 1971 comenzó a exponer ampliamente en Finlandia y en todo el mundo. Sammallahti ha viajado extensamente como fotógrafo, desde su país natal, Escandinavia, hasta las repúblicas soviéticas a través de Siberia, a Japón, India, Nepal, Marruecos, Turquía, cruzando Europa y Gran Bretaña, e incluso a Sudáfrica. 
Foto: Helsinki Finlandia 2002.Samallathi es una figura de referencia en fotografía finlandesa contemporánea, su obra le aporta a una fracción de tiempo un sentido sobrenatural mostrando la sensibilidad y la belleza del mundo  a través de su existencia animal. Los animales aparecen en sus fotografias, en particular de los perros, reflejando la experiencia existencial humana, mostrando la naturaleza compartida de la tierra con un humor sutil y una actitud efímera . En todas sus fotografías parece existir un trasfondo que va más allá de la belleza señorial del invierno capturado en blanco y negro. La extraña y vigorosa simetría de las ramas de los árboles, las pequeñas casitas de madera que recuerdan a casas encantadas fabricadas con caramelos, o los lobos con el pelaje brillante en actitudes humanas, hacen pensar en historias ocultas, en una mano humana que se deja intuir pero que no resulta visible en ninguno de lo fotogramas
Foto: motos 2001. Sammallahti se describe como un vagabundo al que le gusta la naturaleza del gran norte, el silencio, el frío, y el mar. A él le gusta la gente y los animales de lugares  lejanos y captura las relaciones entre estas personas y su entorno. Como las personas, los animales vagan en sus fotografías y desaparecen tan naturalmente como aparecen. 

Foto:Varanasi, India 1999. En 1991, el estado finlandés le concedió una beca de 15 años que le permitió desarrollar sin ataduras su trabajo fotográfico.Sammallahti como un fotógrafo que nada a contracorriente, poco amante de actos mediáticos y de dejarse ver (más allá de lo que muestra de sí mismo en el pequeño recuadro de sus imágenes).Su trabajo tiende a explorar la relación entre los seres humanos, los animales y la naturaleza. Se las arregla para combinar de alguna manera una estética más bien formal finlandesa con un irónico sentido del humor escandinavo. Los animales en sus fotografías no son simples bestias genéricos, por lo general, o bien muestran una personalidad muy distinta o que están representados en algún tipo de relación con un ser humano.
Foto: Croagh Patrick, Ireland 1978. En la pureza táctil de sus fotografías conviven en armonía una plácida contemplación del paisaje fotográfico con una sorprendente habilidad: captar instantes decisivos y fugaces. Pentti Sammallahti solo necesita una buena cámara, carrete y una lata de sardinas, un viejo truco que utiliza para atraer a los perros hacia su fotografía.  Instantáneas donde queda plasmado el sentimiento íntimo del hombre hacia la naturaleza
Foto 1999.En sus imágenes, los paisajes y los pobladores vagan sin rumbo, las casas parecen desmoronarse.


Foto: Siberia 1991. Ha sido capaz de captar paisajes, pero no con carácter de espectáculo o documental sino que lo hace con una visión muy íntima, muy reflexiva, en la que refleja su espíritu y, en cierta manera, el sentimiento íntimo del hombre con la naturaleza”,la fotografía del finlandés “es de aquellas de las que nunca te cansas” y que “conforme te vas introduciendo en ella, se va haciendo más y más profunda”.
Foto:Amsterdam 1969.  Confiesa su absoluta predilección por la nieve, el frío y la blancura del norte –en especial entre su país natal y Rusia–, lo cual no le impide encontrarse cómodo fotografiando latitudes más meridionales, como los Balcanes, Marruecos, India, Nepal e incluso Turquía.
Foto: Cilento, dog tire 2000. La relativamente escasa presencia del hombre, al menos físicamente, es la manera en la que Sammallahti habla al espectador de la condición humana. Si recurre a la naturaleza y a los animales, no cabe duda de que escoge el rodeo de la fábula para hablarnos del mundo en el que vivimos.
 La mayoría de los paisajes fotográficos de Pentti Sammallahti –al igual que las pequeñas historias que cuenta– crean la extraña sensación de estar situados al borde del mundo. Es como si más allá de la línea del horizonte no existiese nada más que vacío…

Foto: Kalevala, Karelia, Russia, 1992. En el planteamiento de Pentti Sammallahti confluyen dos enfoques fotográficos: por un lado, la fotografía de paisaje, casi contemplativa, donde la naturaleza juega un papel primordial, donde la forma de una nube, la inmensidad del mar o la inclinación de una rama dominan el discurso; por otro, secunda el instante decisivo tan apreciado por Cartier-Bresson, que trata de captar un instante fugaz y único.   La verdadera magia de la obra proviene del hecho de que los animales en sus fotografías siempre parecen estar haciendo su trabajo en una materia-de-hecho, pero todavía muy agradable. Aquel a quien sentidos se mueven a través del marco ... que sólo están de paso y en el instante siguiente, ellos desaparecerán. Y sin embargo, el panorama seguirá siendo, inmutable y no afectados y constante. Ese equilibrio entre lo efímero y la eternal es, creo, el verdadero tema de la obra de Pentti Sammallahti.
 Foto: Hydra, Greece 1975. Como un maestro artesano, vira meticulosamente sus fotografías, que a su vez ayuda a producir las imágenes y visualizar esos fugaces momentos en el tiempo. Es un investigador apasionado del método de impresión mecánica perfecta, sus propias técnicas de impresión innovadoras y la reintroducción del formato del portafolio han vuelto a despertar el interés por el arte fotográfico publicado Influenciado por la idea de los 'libros de artista' - trabajos individuales en los que el artista es responsable de todo: la fotografía, la toma de impresiones, diseño, diseño y tipografía, la reproducción y, a menudo el proceso de impresión real, ya sea con el offset o el método de huecograbado .
Foto: 2005. Pararse a mirar una de sus imágenes es como encontrar una historia perdida entre la fantasía y la realidad. Todo lo que nos propone es real, pero las tonalidades, la naturaleza siempre presente y, sobre todo, el instante que recoge parecen salidos de un mundo alternativo donde la figura humana pocas veces tiene cabida.
Sammallahti recurre constantemente a los animales exponiéndolos en situaciones poco comunes para generar una poética entre inquietante y dulce.
 Sus obras provocan ternura, arrancan al que las mira una sonrisa entre triste y esperanzadora. Cada momento es único y por eso merece ser recordado
A su vez, las fotografías parecen estar congeladas en el tiempo, como si el artista quisiera detenernos a nosotros también. No hay rastro de la vida en la ciudad, del movimiento… Sólo paisaje, animales, de vez en cuando una persona aislada. Desde luego no parece ser el mundo en el que estamos acostumbrados a vivir. Puede que necesitemos un cambio, aunque sólo sean unos minutos para salir de la rutina. Pentti Sammallahti así lo cree y esto es lo que nos propone.


Pentti Sammallahti  

22 comentarios:

  1. cuantos lugares, cuantas personas, cuantas historias que no conocemos...vos nos acercas a ellas, beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La fotografía es un libro abierto, con una sola imagen nos trasporta a cualquier lugar o situación

      Besos

      Eliminar
  2. Buenísimo, cuando aprendo sobre personas que saben ver e interpretar tanta belleza siento alegría ajena y luego mi infinita infinitesimalidad. Bsss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay emejota, y es que hay tanta hrmosura por descubrir!

      Besos

      Eliminar
  3. Buenisimas fotografias de las que destaco la del árbol que me ha encantado, y como no, la de los gatos, jejeje, aunque es un buen trabajo.
    unos besotessssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son unas imágenes que nos dicen mucho con poco...yo me quedo con la vaca y el perro

      Besos

      Eliminar
  4. Unas estupendas obras repletas de armonías y agradables equilibrios entre diferentes realidades.

    Un fuerte abrazo Teresa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son realidades, algunas lejanas, pero aún asi las siento cercanas

      Besos

      Eliminar
  5. son unas imágenes de una gran belleza y ternura... adoro a los perros, así que me gustan las fotos por doble motivo.

    biquiños,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, con este hombre se disfruta admirando los animales

      Besos

      Eliminar
  6. Unas fotografias con las cual el fotografo nos da su belleza.

    ResponderEliminar
  7. Son tiernas y con un dulce punto de ironía.Un abrazo, Pluvisca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii, lo vistes, me encanta ese toque irónico

      Besos

      Eliminar
  8. Animal y animal, persona y animal, persona y persona.
    Dilema.
    Qué hermoso.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendría que ser un intercambio...me gustan los animales son tal cual, sin disfraces

      besos

      Eliminar
  9. La primera fotografía me encanta y la de la vaca y el perrito, muy original.
    Te mando un beso, Montserrat

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me encanta la vaca y el perrin

      Petons

      Eliminar
  10. La foto de perro con ruedas me parece extraordinaria. El perro recauchutado.

    Saludos Teresa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, el perro recauchutado...es muy buena la foto, el perro está redondillo como las ruedas

      Saludos

      Eliminar
  11. Me he quedado triste y sin palabras. Son fotografías magnificas, sin duda, pero un deje de más de tristeza me han dejado.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que tienen también ese punto Trini, ironía , tristeza...

      Besos

      Eliminar