lunes, 3 de diciembre de 2012

Otras culturas


El papel de un fotógrafo es para mostrar lo que las palabras y otras formas de expresión no puede transmitir


"Me gusta la idea de que mi trabajo no es sólo para la Tierra sino para todo el Universo!"

Hiroshi Hamaya




Hiroshi Hamaya nació en Ueno,   el 28 de marzo de  1915  un popular barrio de Tokio en el año 1915 y falleció en dicha ciudad de en 1999. Tuvo una infancia feliz, rodeado del cariño de sus padres y de sus tres hermanos y dos hermanas. 
Foto: CHINA. Urumchi. 1956. En su infancia, los barrios de Ueno y Asakusa abundaban los centros de diversión tales como las salas de teatro y los cines. Hiroshi acudía con frecuencia al cine junto a sus hermanos mayores. Muchas de las cosas que descubría en esas salas de cine despertaron su curiosidad, 

Foto:CHINA. Beijing. 1956. Ensayo del desfile por el Día Nacional (1 de Octubre) en la Vía Sacra, un camino amplio que va desde el Salón de Oraciones (en el fondo) al Templo del Cielo
A la edad de 8 años, en 1923, sobrevivió al gran terremoto que asoló la región de Kanto. Aquél desastre desencadenó una serie de acontecimientos en Japón que también afectó a la familia Hamaya. Y tan afectada estaba que se veían a trasladarse continuamente de un lugar a otro, así hasta siete veces..
Cuando tenía 15 años recibió una cámara fotográfica Brony como regalo de un amigo de su padre, que además le enseñó a usarla. En aquellos días la fotografía ni siquiera era considerada un “hobby”, pues las cámaras estaban al alcance de muy pocos debido a su gran precio. Pero su padre vio la pasión que había entre su hijo y la cámara y le permitió dedicarse a la fotografía.
 Foto China“Fue en marzo de 1930 cuando hice mi priemra fotografía. Recuerdo bien la fecha, porque aún conservo un diario de aquella época. Fotografié primero a mis familiares, luego a los vecinos, a los amigos, la reconstrucción de los barrios dañados por el terremoto de 1923,  la fiesta por la reconstrucción del barrio de Ueno, el acto organizado por el periódico Asabi y el desfile infantil de máscaras.
  Foto: Oración budista Pparacuración en Imagami Onsen, Tozawa, Yamagata Prefecture.
No conservo ni los negativos ni las fotogrfías que hice entonces, por lo tanto solo puedo acordarme de haber fotografíado los barrios reconstruidos, las fiestas, ect., por lo que escribí en mi diario. 


Foto: JAPÓN. Niigata. 1956. Niños nieve País Hasta evento de Año Nuevo, cubierto con capas de paja para protegerse del clima. “En 1933 saqué el título de bachiller y fui admitido en el departamento de fotografía de Aviación. Al poco de empezar en mi nuevo trabajo, hice el primer vuelo sobre el barrio de Ghinza con la misión de hacer unas tomas con una cámara grande. Tuve la sensación de que tanto el avión como la cámara me estaban comunicando un nuevo sentido de la vida. Me concentré tanto en el trabajo que sentí por primera vez la tensión que había en mi interior, y me convencí de que esa iba a ser mi profesión definitiva. 


Foto: CHINA. Urumchi. Una familia kazajo. 1956. Cuando cerró el laboratorio me contrataron en la Orienta Photo Industrial Co. Y en cuatro años de trabajo aprendí todos los secretos de la ténica fotográfica.”.En el año 1937 comenzó a ejercer como fotógrafo independiente (o freelance). Dos años más tarde, en 1939, conoció al antropólogo Keizo Shibusawa, quien le animó a realizar un estudio etnográfico sobre las costumbres y tradiciones sobre el año nuevo en los pueblos de la prefectura de Niigata.


Foto: Oiso beach, 1953 by Hiroshi Hamaya.  Entre 1940 y 1942 viajó por toda Manchuria y China, hasta que fueron invadidas por Japón en la segunda guerra mundial. Tras la guerra siguió fotografiando, esta vez en el norte del país nipón, donde realizó su famosa serie de fotografías titulada Pueblo en la nieve.
 A partir del año 1950 comenzó a documentar la vida en las grandes ciudades, sin dejar de realizar reportajes sobre la vida rural japonés.
Foto: Japón 1955. En 196O, Hamaya fue el primer fotógrafo asiático que se unió a la prestigiosa agencia Magnum. Quizás sus obras más conocidas sean Yikugumi (1957), Niños de Japón (1959) y Mujeres en Japón (1976).
Durante 1960 se cubrieron las manifestaciones en contra del Tratado de Seguridad Estados Unidos-Japón, en lo personal la adopción de una postura anti-gobierno. Su experiencia de este episodio lo dejó desilusionados con la naturaleza humana y desde entonces centró su fotografía en la naturaleza, un esfuerzo que le llevó a viajar por todo el mundo y para el cual utilizó su formación en fotografía aérea
Foto:   recolector de arroz 1950Sus fotografías están llenas de magia, en sus encuadres reina la tranquilidad con líneas que fugan al infinito mientras los sujetos se acomodan en un entorno que les pertenece. Fuerza y ternura se hermanan en impresionantes tomas donde los instantes atrapados poseen la belleza de lo eterno.
Foto: JAPÓN. Akita. Un pueblo de la granja en invierno. 1955.  La revista ilustrada Graphic encargó a Hiroshi en 1939 un reportaje sobre los ejercicios invernales de los cuerpos de montaña en el pueblo de Takada. A partir de ahí se inicia una nueva etapa en su carrera como fotógrafo, en la que se dedica a retratar “al hombre a través de la naturaleza”: costumbres, ritos, valores, tradiciones..., lejos del mundo de neón de la gran capital, siempre teniendo en cuenta la función documental de la fotografía para recoger imágenes de todo con valor humano o formativo. Ello le hizo descubrir el alma misma de la fotografía y a través de ella, la auténtica esencia del hombre.
 Foto:CHINA. Guangdong. Canton. Mujeres afeitar el pelo. 1956.
Foto:JAPÓN. Una niña con un bebé en sus hombros mientras ella va a hacer recados en el paisaje nevado de Aomori. 1955. 
 Foto: Sian China
Foto:EL JAPÓN  El invierno comienza en la cima del monte Fuji
Foto: Urumchi,Hsinchiang, China. 1956 
Foto:USA. Arizona. Kayenta. 1967.  Como una curiosidad, un famoso poeta japonés llamado Daigaku Horiguchi definió con las siguientes palabras a Hiroshi: "fotógrafo del cielo" 


28 comentarios:

  1. un iluminado este artista para lograr captar tanta historia y sentimientos, beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ni elmismo se dió cuenta de su alcance hasta pasados los años

      Besos

      Eliminar
  2. que buenas tomas , me gustaron mucho
    gracias por traernos distintas formas de captar las realidades


    besitos y feliz semana TERESA

    ResponderEliminar
  3. Que maravilloso fotografo!! un abrazo cariñoso,

    ResponderEliminar
  4. ¡que cultura más enigmatica!
    Besos, Teresa
    Anna J R.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, pero a mi me atrae, es como descubrir como sienten ellos, como se deslizan por la vida

      besos

      Eliminar
  5. Menudo arte y buen ojo fotográfico de Hiroshi Hamaya.Me gustaron todas.

    Un fuerte abrazo Teresa!

    ResponderEliminar
  6. He disfrutado con sus fotos. Me resultan exóticas y hermosas, como todo lo oriental, tan lejano... Sus tomas de paisajes tienen ese aire minimalista que tanto me gusta en los orientales; se ve muy bien en la primera de las fotos.
    Un abrazo, Teresa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, ese minimalismo es parte de su encanto y su lejania los hace más magicos ...

      Besos

      Eliminar
  7. ...como he disfrutado de esta interesante y excelente entrada. Impecables fotografías B/N y perfectamente complementadas con el texto -muy documentado-. Felicitaciones y gracias por acercarnos al gran Hiroshi Hamaya. Saludos.
    Ramón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es uno de los grandes, esos que dejan un halo de belleza por donde pasa su cámara.

      besos

      Eliminar
  8. Aqui si se puede aplicar aquello e que una imagen vale mas que mil palabras.
    Me ha impresionado las fotografias que nos has dejado hoy.
    un besote de martesssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro orthos que te gusten. Son pura poesia

      Besos

      Eliminar
  9. siguiendo el pensamiento del poeta llamándole fotógrafo del cielo, quizás yo diría hasta horizonte, fíjate tú, voy a elegir 4:

    la primera y la última

    la mujer en medio de la "nada" y los caballos en el mar

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre eliges las más impactantes por su sencillez...es un gran fotógrafo

      Besos

      Eliminar
  10. uuff...cómo me atrae el conocimiento de esta cultura, me sobrecoge.
    a mí la de ese baño tan apretado me ha hecho sonreír..
    y la primera, tiene algo muy especial; un halo de misterio al fundirse cielo y mar en una nada engullidora...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, la primera hace que cueste dejar de mirarla

      Su cultura tiene toques que no nos entran en nuestra mente occidental, como la del baño, que seguroque ellos disfrutan y nosotros lo pasdariamos fatal...

      Besos

      Eliminar
  11. Qué plasticidad... y qué fotos históricas. Es un poco el equivalente de nuestros grandes fotógrafos históricos: Maspons, Catala Roca, Pomés, Colom, Centelles... No soy un conocedor de la historia de la fotografía universal, pero si pudiéramos sumarlos todos construirían una historia humana enormemente apasionante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si pudieramos juntarlos a todos, seguro que nos relatarian la historia mejor que muchos hitoriadores.

      me apunto alguno de los que comentas para ponerlo...

      Petons

      Eliminar
  12. La belleza de nuestro planeta y sus gentes.
    ¿No tienes un trabajo inmenso con estas entradas?
    Un abrazo, Pluvi, mira que aprendo contigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta este trabajo que tu dices...si vuelvo a vivir me haré recogedora de belleza jajajajaj

      besos

      Eliminar