jueves, 11 de octubre de 2012

Hadas, trolls, elfos y demas troupes...

Para estos tres dias de fgiesta os dejo un ilustrador que me trasporta al bosque de las hadas...y de vez en cuando es divertido volar...


John Bauer nació en Jönköping, Suecia, en 1882, el tercero de los cuatro hijos de Emma y Joseph Bauer. La pérdida de su hermana Anna, dos años mayor que él, que murió cuando Juan tenía sólo 11, lo que afectó mucho a el y a  su familia.
A los 16 años, Juan fue a Estocolmo para iniciar sus estudios de arte. Después de dos años, fue aceptado en la Academia Real de Arte, donde se imparten clases de arte clásico, anatomía, perspectiva, e Historia del Arte conferencias que comprendía siete horas de clase, con las horas extraordinarias y las asignaciones de dibujo en su casa. 
En 1904, recibió el encargo de hacer un libro sobre Laponia y pasó un verano después de los lapones en sus migraciones. Algunos de los detalles de su vestido se incluyen en los trajes de sus trolls.

Él encuentra la paz y la tranquilidad en el paisaje único ded los bosque suecos y esta experiencia será muy importante para su arte. En los largos paseos por el bosque,  sin cuaderno de bocetos bajo el brazo, y se empapo  del bosque Småland. Dibuja constantemente, mientras que su imaginación fluye libremente y sin obstáculos.  En estos momentos  es cuando nace el mundo peculiar de hadas de  John Bauer. 

 Varios de los dibujos de infancia se conservan  ya que se ve el talento temprano y evidente de Bauer . El Bauer joven tiene el ojo del verdadero artista para el detalle. Se dice que varios profesores que involuntariamente se convierten en caricaturas no son demasiado aficionados a ser víctimas de su pluma afilada.
 Juan está a sólo 16 años cuando se trasladó a Estocolmo para estudiar el artista. Aunque tiene muy baja autoestima y muchas veces duda de su capacidad,  pero no duda en desplegar sus alas por su cuenta. Tiene el apoyo de su casa y su familia lo ayuda económicamente durante muchos años 
John Bauer viaja mucho, era natural para los artistas jóvenes que querían aprender. Junto a su padre, viaja a Alemania, donde tendrá la oportunidad de estudiar el tesoro del país de arte histórico.  
Una de las niñas que estudian en la escuela al mismo tiempo que Juan, Esther Ellqvist, será en pocos años la señora Bauer. Es ambiciosa y talentosa , pero nunca tendrá las mismas oportunidades para desarrollar su talento artístico como sus colegas masculinos. 
Las imágenes  de sus ilustraciones revelan una gran comprensión de Bauer del paisaje y sus cambios. Hay amor y conexión con la naturaleza que es su principal motor como artista.Esther Ellqvist fué la  princesa de cuento de hadas John y su gran amor. Ella es hermosa y vibrante con el pelo largo y dorado - un modelo para las princesas que aparecen en el arte de Bauer a través de los años.

La pareja se ama y tienen una relación de ternura y amor,   pero con el tiempo la relación se vuelve complicada y triste debido a los episodios de depresión de John. Ya cuando se casan en 1906 tienen una maera muy distinta de ver la vida. 
John busca siempre el paisaje forestal de su país de origen con el fin de crear, mientras Esther prefiere la proximidad a los amigos en Estocolmo.

Bauer y Esther están separados por largos períodos, pero comienza una intensa relación  por correspondencia. Hoy seguimos su relación a través de las cartas conservadas,  y sugiere una relación abierta e íntima. Ellos comparten todo entre sí, sus más íntimos pensamientos, sueños y aspiraciones, la duda y la incertidumbre. 

En la primavera de 1908 viajan a Italia  y pasan dos años en ese pais, alli pasan una época muy hermosa, visitando muchas ciudades y museso y Bauer se empapa del arte de esas ciudades. En 1015nació su hijo, Bengt (siempre llamado "Bill").


 Pero la relación entre los cónyuges ha comenzado a crujir. Al parecer, ambos se dan cuenta de que su matrimonio está en peligro y la separación parece ser un hecho.En noviembre de 1918 la familia Bauer de camino a una casa de nueva construcción en Estocolmo y esperanzados en arreglar su crisis y empezar una nueva vida. El barco Per Brahe naufraga y toda la familia, así como la tripulación del barco y los demás pasajeros, se ahogán en las aguas oscuras Vätterns.
En los idílicos alrededores Platsen hay unos bosques densos, casi sin tocar. Aquí encontrará John Bauer el silencio y la quietud que  necesario para su creación 
Durante horas deambula entre abetos y pinos, entre gigantescos árboles arrancados de raíz y las rocas cubiertas de musgo. A veces viaja en canoa en los lagos brillantes, siempre con un primer cuaderno de dibujo a mano.

Metodología John Bauer es muy riguroso y su trtabajo requiere mucho tiempo. Cuando  hace ilustraciones para cuentos, comienza con bocetos  colocados uno al lado del otro, como en un libro de historietas. Garabatea en cualquier material que tenga disponible en el momento, el uso membrete o en la parte posterior de un sobre. 
En los períodos que trabaja duro, son espisodios casi maníacos. Otras veces, se siente completamente vacío, sin motivación para hacer nada. 
 La trayectoria artística y vital del ilustrador sueco John Bauer cambiaría para siempre cuando el jefe de redacción Cyrus Graner decide iniciar una colección titulada Bland tomtar och troll. Lo que surgió como una publicación navideña, en la línea de otras mucha publicaciones infantiles que proliferaron en esos años, acabaría configurando un estilo, un forma de hacer cuentos que influiría a generaciones posteriores, tanto en lo literario como el campo de la ilustración.
El público llegará a conocer este tipo de edición de cuentos como “cuentos de Bauer”, formando un estándar editorial, un modelo que valdrá para definir en años posteriores un tipo de cuento de hadas ilustrado, aunque ni el autor ni el ilustrador fueran ya John Bauer. John Bauer no interpretó con absoluta fidelidad los textos. Cuando comparamos los cuentos con sus ilustraciones, comprobamos que abordó este trabajo con gran libertad, tomando de los textos lo que más le interesaba y añadiendo nuevos elementos que su creatividad le sugería.Aunque se la ha criticado por no atenerse con rigor al contenido de los cuentos, la realidad es que el éxito fue rotundo. Y fue el propio Bauer quien, sintiéndose encasillado en este modelo, decidió alejarse de la ilustración y reorientar su carrera hacia otros terrenos artísticos.
 El ilustrador también subraya su buen humor. Las bromas, las ganas de reír y, en general un desprejuiciado hedonismo son características de los trolls que los alejan del mundo civilizado. Su sonrisa es casi una constante que encontramos en muchas de las ilustraciones de Bauer. Sonrisa que pierden a menudo cuando se encuentran con los humanos, mutándola en cara de preocupación

El museo de John Bauer forma parte del museo del condado de Jönköping, y contiene más de 1.000 trabajos acabados y bosquejos del ilustrador de cuentos de hadas más famoso del mundo. Como seguramente en este momento no podemos ir a Suecia, sí podemos visitar su web.

25 comentarios:

  1. Tal como está el panorama me apunto también al ensueño,a la mágia.

    Feliz puente Teresa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo, no hay nada como sumergirse en el bosque...

      besos

      Eliminar
  2. Nos hemos reido en casa, visionando a la par, esa fauna de la segunda ilustración, esos trolls que nos recuerdan ciertos especimenes virtuales...me la llevo con tu permiso.

    Son divertidas y de fabula.

    Buen fin de semana, Teresa.

    Anna J R

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJAJ, pues me alegro, y es que los seres magicos siempre dan mucho de si

      Petons

      Eliminar
  3. Son de fásbula pero un poco estremecedoras algunas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pocas, la mayoria, aunque sean grandotes tienen carita de buenos ¿no?

      Petons

      Eliminar
  4. Sí que lo conocía, pero aquí pones unas ilustraciones bellísimas que nunca ví: el oso y la niña, la del contraluz, la joven y el guerrero, Caperucita...
    ¡Qué maravilla, qué don!
    Gracais, Pluvi, por tus enseñanzas, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un ilustrador que me gusta, quizá porque nunca dejó de ser un niño...

      Besos

      Eliminar
  5. Un buen trabajo sin duda alguna. Me ha encantado la primera hada y me he reido un montón con los trolls de la segunda foto, jeje
    Que tengas un buen finde.
    un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los Trolls son muy divertidos, al menos los que dibujo Bauer

      besos

      Eliminar
  6. Preciosas ilustraciones. NO lo conocía y me gusta muchísimo. Su historia es apasionante.
    Un beso Teresa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te gusten

      Son una preciosidad y no solo par alos niños.

      besos

      Eliminar
  7. Precioso todo.
    Es curioso como a través de toda su creación se adivina un niño escondido.

    ResponderEliminar
  8. Hola querida Teresa.
    Sabes a mi me encanta el post que has hecho hoy.
    Me he acordsdo del gran pintor y escritor Apel-les Mestres y además también compuso letras para múusica, hace tiempo hice un Post hablando de él.
    También sufría depresiones y dibujó muchos duendecillos.
    No se si lo conoces pero en Google encontrarás información.
    Mi padre tenía libros de él.
    Y yo misma tengo en casa un librito que habla de él, de aquí escaneé dibujos de él

    Muchos petons, Montserrat

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Montserrat por la información, lo buscaré y seguro que me gusta, a mi los ilustradore magicos me encantan

      Una abraçada

      Eliminar
  9. hermosas ilustraciones Teresa,
    me llevó a recordar viejos cuentos de viejos libros
    abrazos y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, son como repasar cuentos de nuestros abuelos

      besos

      Eliminar
  10. La personalidad de este pintor es típica y tópicamente noruega, con todo el tipismo "trollero", cuando visité aquella península descubrí que la gente le tenía tanta devoción a los trolls como nosotros a la Virgen. ;)
    Luego tiene ese puntito de infantilismo que le hace renunciar a la cruda realidad e identificarse de algún modo con los espíritus de la naturaleza. Sí que le debió marcar aquella muerte, si. Un triste final, pero no todo ha de acabar afortunadamente, para nada. Genial entrada, Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda!!! pues no lo sabía, me encanta jajajajaj

      Seguro que le marco, quizá eso le hizo dejar de crecer y almismo tiempo creae esa magia en sus dibujos

      besos

      Eliminar
  11. Respuestas
    1. Un poco de todo si, pero terror poquito...hasta los monstruos tienen cara de buenos

      Besos

      Eliminar
  12. Tus espacios me parecen atrapantes.
    Disfruto mucho paseandome por aquí,
    saludos y felicitaciones

    ResponderEliminar