martes, 4 de septiembre de 2012

Evocaciones de mi tierra

Descubrí a este pintor de casualidad, lo primero que pensé es que algo de sus pinturas me atraia y mucho y no era solo el que viera a Hopper en ellas, sino algo más personal...y poco a poco me fije en lugares que conocia, casas familiares, marcos de paisaje marino...eran de una isla, de la isla de Menorca que tanto me gusta y que está a pocos km de mi Mallorca natal ( eso suena cursi...pero...)A pesar de sus paisajes irreales y su soledad, hay en sus pinturas un halo de cercania que me conmueve...

Teresa



Nacido el 11 de agosto de 1974 en Barcelona.
Licenciado en Bellas Artes el 1997, por la Universidad de Barcelona
Àlex Prunés invita a perderse en una serie de infinitos horizontes isleños.  Obras dotadas de la luz y la atmósfera intimista que caracteriza la trayectoria del pintor catalán

El autor conjuga su inspiración en los paisajes menorquines con su reflexión sobre el paso del tiempo. La Menorca nítida e ilimitada.  Una serie de infinitos horizontes abastecidos de la luz y la atmósfera intimista .La clara influencia de Edward Hopper  se traduce en Prunés en una composición coherente repleta de arquitecturas. Realismo moderno que alza en el soporte de óleos sobre tela.



Prunés reconoce moverse en el dilema entre realidad y ficción. “La idea del paso del tiempo expresada sobre todo en los cambios de luz sobre las cosas y los sitios, la de la propia reflexión sobre lo que es imaginado y lo que es real o la del deseo del reposo”.


El simbolismo del autor (casas, globos aerostáticos o miradores) invita a la contemplación. Con cada trazo, Prunés se reafirma en el pensamiento de que “la realidad que podemos conocer es sólo una pequeña parte de la que existe”,..,

 y añade , “tenemos un tiempo y un espacio limitados para observarlas, pero al menos tenemos la libertad de dirigir nuestra mirada allá donde nos dicta nuestra voluntad y nuestros sentimientos, y podemos intentar no perdernos en lo que no es esencial y no nos conmueve”.


La serenidad, a la que contribuyen sus estructuras y la tonalidad de sus cielos, deja  entrever la causalidad existencial del hombre moderno.
Àlex Prunés o  el protagonismo del vacío:  Àlex Prunés se asienta en el realismo formal de sus obras, con un tratamiento totalmente mimético de luces y sombras para transmitir una sensación de irrealidad total. ¿Cómo lo logra?


Pues fusionando un tratamiento formal realista con unas aserciones narrativas totalmente opuestas: Prunés sitúa un edificio arquetípico del siglo XVIII europeo en una localización totalmente irreal. El edificio se posiciona en el vacío que traspasa lo real y la pintura, los dos al mismo tiempo.
El espacio vacío, donde predomina el horizonte y la nada del espacio terrenal, alberga una arquitectura totalmente acabada creando una clara sensación de lugares carentes de realidad;
los espacios de Prunés son espacios comunes, vacíos e intercambiables del mundo subconsciente que han decidido, por algún argumento meramente irracional, edificar dentro de sí edificios reales y auténticos. Àlex Prunés sueña con edificios en atardeceres inexistentes, de eso no hay duda

Este autor, nos traslada a través de sus obras a un paisaje insólito, donde la presencia del hombre ha dejado su huella, pero no aparece ante nosotros.  Con el magistral uso que hace de la luz y la disposición de los elementos aislados en la composición, nos recrea una suerte de escenas melancólicas, que pese a su apego con la realidad, podrían estar en el mundo de lo imaginado
Asi, como esta casa, son las viviendas de algunos lugares de la isla, idénticas a las que yo conocí y en las que pasé parte de mi vida, ver esas persianas verdes me transporta a momentos en los que todo era mucho más nítido y fácil para mi...Teresa

Os dejo una de las críticas sobre el autor:


12 comentarios:

  1. Tal como apunta la crítica mis sensaciones son de un viaje íntimo mezclando seguridad y aventura.Esto es lo que me transmiten.
    La primera de la serie me parece genial.

    Un abrazo Teresa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me sedujeron por el silencio...o tal vez , en parte por parecerse a HOPPER

      Besos

      Eliminar
  2. Me encanta. Y, con tus explicaciones, lo he disfrutado.

    ResponderEliminar
  3. Sí, se parece a Hopper. Hay mucho silencio en sus composiciones, silencio y soledad.
    Un gran artista sin duda.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. El hombre estará hartico de que le hagan referencia a Hopper pero...¿cómo no hacerlo?

    me aventuro con mi percepción personal al decir tiene más riqueza que Hopper en el uso del color

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, cierto, pero claro, como no lo van a referenciar...

      A mi me engancho por recordarme a mi tierra en algunas pinturas

      besos

      Eliminar
  5. Me gustan las islas y su sabor, ademas los edificios que dibuja son reflejo de lo que te puedes encontrar en alguna de ellas.
    Muy bueno el post.
    un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, algo de ello te encuentras, una imagen casi real

      besos

      Eliminar
  6. Tiene una hora precisa, la marca, seguro algo pasó en su magistral vida, por lo cual la pinta todo el tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que si, a mi me atrapó por evocar mi tierra.

      besos

      Eliminar