jueves, 27 de septiembre de 2012

Contrastes

Este fotógrafo francés, que empezó su periplo en 1939 ha captado imágenes de todos los rincones del mundo, pero también de los barrios de París y unas desgarradoras fotos del interior de los psiquiátricos de aquella época ( tal vez me impresiona más el tema por trabajar en ello y ver como funcionaba en aquella época...aún asi faltan muchos avances en este campo)

Teresa

Su obra es como un diario donde la comprensión real de cada imagen va con la lectura más cuidadosa de sus notas. Charbonnier fue la expresión moderna del caballero: ser todo lo contrario de un testigo oculto, que nunca podría ser tentado por tiros sinceros. Como un héroe romántico, Charbonnier cree que la fotografía es parte de nuestra lucha por la vida, y que puede cambiar no sólo nuestra visión de las personas y las cosas, sino también nuestros sentimientos.

Gery Cichowlas

 Os dejo algunas de ellas.


Jean-Philippe Charbonnier nació en París el 28 de agosto 1921 en una familia de artistas e intelectuales. Su madre, Annette Vaillant, fue una escritora e hija de uno de los fundadores de la Revue Blanche, su padre, Pierre Charbonnier, un pintor.  
En 1939 su padre le regaló su primera cámara. Le pidió a su vecino, el fotógrafo francés Sam Levin, para pedirle consejo. Levin era conocido por su trabajo en el cine - como fotógrafo retratista y un conjunto Charbonnier y se convirtió en su ayudante. La guerra interrumpió su trabajo en París. 
En 1941 se fue a Lyon para encontrar trabajo en el laboratorio fotográfico de Blanc y Demilly. De allí se fue y Toulon y se unió a Sam Levin. En 1943 salió de Francia a Suiza, donde pasó casi dos años al estudio de la tipografía y el diseño de lay-out con Jean Manevy. 
 A su regreso a Francia a finales de 1944 encontró trabajo con el periódico Libération haciendo tipografía y diseñar. Ese mismo año rodó su historia primera foto, la ejecución de un colaborador, para un periódico local en Vienne (Isère, Francia). Continuó haciendo free-lance fotografía y trabajó con Albert Piécy en Point de Vue, donde, en 1949, publicó un ensayo fotográfico completo con sus propias etiquetas. 
Se unió al personal de las Réalités prestigiosas revistas mensuales en enero de 1950 trabajando allí hasta 1974. Charbonnier atravesado el mundo con su cámara, fotografiar acontecimientos importantes, los personajes famosos y poderosos de la época, así como ensayos fotográficos que hacen sensibles en la vida diaria, sobre todo en Francia. Réalités publicó tres números especiales (Francia, China, World Tour) lleno por completo con las fotografías de Charbonnier. 

En la década de 1960, comenzaron las tareas comerciales Charbonnier fotografía consiguiendo con empresas como Carrefour, Renault, así como el Ministerio de Trabajo. También enseñó fotografía tanto en París (Penninghen) y en Inglaterra.  
En 1970 fue invitado por Michel Tournier a participar en las exposiciones inaugurales del primer "Rencontre d'Arles".  
 Charbonnier optó por dejar Réalités en julio de 1974, cuando todo estaba convirtiendo en estándar, y que la fotografía ya no era único en traer imágenes de lugares remotos a los espectadores. Volvió su atención a su barrio parisino de Notre-Dame de París toma en profundidad ensayos fotográficos sobre la vida diaria a su alrededor. El exótico a menudo se esconde en la esquina. 
En 1983, el Musée d'Art Moderne de la Ville de París organizó una gran retrospectiva de la obra Charbonnier, pagando tributo a su talento. La muestra exhibe un panorama de más de cuarenta años de la historia de Francia, incluyendo las aventuras coloniales y exóticas de un hombre que siempre luchó estrechez de miras y expuestas valores de clase media.  
 Infatigable trotamundos, viajó a muchos rincones del mundo antes de que se conviertan en lugares de interés turístico, la fotografía de China en 1955, Moscú en medio de la Guerra Fría , el Kuwait , la ex África Ecuatorial Francesa o Alaska . Como las de Walker Evans a Estados Unidos , sus imágenes reflejan la actual (escándalo de la vivienda inadecuada, la ejecución de un colaborador de la Liberación ...).
Ahora se convierten en documentos de la historia y un testimonio excepcional de la transformación de la compañía desde 1945 hasta hoy, sus obras siguen siendo desconocido en Francia . En 2005 publicó una colección de sus fotografías, 'Reporteros sin Fronteras', decorada con textos de escritores.
 Su encuentro con Agathe Gaillard marcó un punto de inflexión en su carrera. Hasta ese momento, fue más invirtió en una fotografía personal. Ahora, liberado de la angustia de trabajo ordenado, comenzó a explorar su entorno más próximo en París ñ capturar escenas del barrio de Notre Dame, con temas que definen el encanto parisino.
En cuanto a las imágenes, él dijo: Yo he fotografiado a toda esta gente, no siempre sin crueldad, sin duda, pero con un interés apasionado, con una lúcida  ternura 
En 1954, Jean-Philippe Charbonnier documentó  hospitales psiquiátricos franceses.   Es interesante ver que un número de la mayoría de las imágenes más poderosas no fueron publicadas debido a la sensibilidad de la década de 1950 y que los ojos de los pacientes son a veces enmascaradas para proteger sus identidades.
Esta foto y las tres siguientes pertenecen a esa documentación.

 Charbonnier murió el 28 de mayo de 2004 en Grasse 


18 comentarios:

  1. Las fotos de los niños están mazo chulas, me gusta la de la niña y el gato.
    Las de los psiquiatricos, son de lo más triste, es una pena.
    Buen articulo y documentación Pluvis.
    un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los niños siempre alegran el ánimo

      Las del psiquiátrico son tristes, si, pero muy reales

      besos

      Eliminar
  2. Una buena muestra fotográfica y como bien dices de significativos contrastes.La atmósfera de los psiquiátricos a pesar de los años sigue siendo la misma y él la ha sabido plasmar con su cámara.

    Abrazos y saludos afectuosos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo ha sabido plasmar, y eso toca mucho. Y sus niños transmiten mucha ternura

      Un abrazo

      Eliminar
  3. excelente material nos compartes Teresa, esa mirada y esa trasgresión
    que nos pone al límite en un mundo en donde las diferencias siguen siendo las mismas

    abrazo y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, el mundo no cambia, seguimos con polos opuestos y parece que no vamos a cambiar...

      Besos

      Eliminar
  4. Algunas fotos reflejan una triste realidad de aquellos centros lugubres"de salud"...Me quedo con la 2ª, aunque la pose no sea del todo natural...¡jajaja!
    Te envio mis saludos.
    Anna J.R.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquellos lugares eran como prisiones de fantasmas...impresionan si

      Petons

      Eliminar
  5. Un fotógrafo con mucho registros y miradas. ¡Qué suerte poder formarse con otros fotógrafos!", eso hoy día es casi imposible.

    La última foto de esta serie es la que más me ha impresionado. Me parece buenísima.

    Una vez más gracias, Teresa, por hacernos de guía en este placer de gozar con la mirada.

    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, formarse con otro debe ser una pasada. Actualmente hay tanto listillo que va de maestro...

      Las fotos del psiquiatrico me tocaron mucho

      Besos

      Eliminar
  6. Me ha encantado esa tercera foto en la que me parece más provocadora la risa sin dientes (que es natural) que esa lengua fuera, que es impostada.
    Pero, no sabría con cual quedarme aunque la de la máquina de coser( yo tengo una igual) y la primera foto del psiquiátrico, donde esa mirada de paz me reconcilia con la locura, me dicen mucho, mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me quedo con el beso que le da una niña a la otra y las del psiquático son impactantes, tal vez yo me quedo con la última

      Besos

      Eliminar
  7. Total. Un mundo de contrastes reflejado en estas fotografías. Impacta su obra y muy interesante su trayectoria.
    Besos Teresa

    ResponderEliminar
  8. Hola Teresa.
    Todas las fotografías, cada una en su estilo me gustan.
    Las de psiquiatrico, me provocan ternura y a la vez lástima, en aquellos tiempos había pocos adelantos para la atención a estas personas.
    La del negrito con el sombrero i gual que las de las negritas graciosa evocadoras.
    Te mando un beso, Montserrat

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La del negro es tierna si

      los psiquiátricos en aquella época eran lugares lúgubres...

      Petons

      Eliminar
  9. Conocía la mirada de este hombre y me gusta, independientemente que fotografíe la inocencia y felicidad de unos niños o el desamparo de las mujeres en un psiquiátrico.

    Él estaba ahí y perpetuó ese momento justo, con esa perspectiva y no otra

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es, estab aall'i, y y su mirada me gusta

      Besos

      Eliminar